Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
¿Es realmente el aceite de coco el más saludable?

¿Es realmente el aceite de coco el más saludable?

Con el paso del tiempo la aparición de nuevos aceites ha ido en aumento. En la dieta mediterránea el aceite de oliva siempre ha sido el protagonista y la grasa más utilizada tanto para cocinar como para aderezar. Actualmente encontramos el aceite de oliva, de girasol, de lino, de sésamo, de coco, de palma, de soja… ante este amplio abanico de aceites surgen las dudas de ¿Cuál es mejor?¿Cuál es el más saludable?¿Qué diferencias hay entre cada aceite? Para poder entender cual es más beneficioso, debemos entender de qué está formado cada uno y sus respectivas propiedades.

Los aceites son cuerpos grasos y estas grasas varían según su nivel de saturación. Pueden ser grasas saturadas o insaturadas. Las grasas recomendables son las insaturadas, las cuales agrupan a las monoinsaturadas y poliinsaturadas, mientras que las saturadas son las perjudiciales.

Las grasas monoinsaturadas las encontramos en:

  • Aceite de oliva.
  • Aceite de nabina.
  • Frutos secos.
  • Aguacate.

Por otro lado, encontramos las grasas poliinsaturadas, las cuales encontramos en:

  • Pescado azul como las sardinas, bonito, atún y salmón.
  • Aceites vegetales como el de girasol y soja.

Las grasas saturadas son las que llamamos grasas malas. Este tipo de grasas no solo incrementan los niveles de lo que consideramos colesterol malo si no que también disminuyen los niveles de colesterol bueno. Con la aparición de nuevos aceites aparecen modas que sitúan a determinados aceites como el de coco como los más saludables. Desde Verde Esmeralda vamos a explicar las diferencias y las propiedades de cada uno para poder entender por qué se sigue considerando al aceite de oliva virgen extra como el de mejor calidad.

Recordando que las grasas saturadas son las malas y las insaturadas son las buenas, el aceite de oliva virgen extra contiene mucha menos grasa saturada (grasas malas) que el aceite de coco. Para que lo podamos entender mejor, debemos tener en cuenta que 1 cucharada de aceite de oliva puede contener aproximadamente 1g de grasa saturada mientras que la misma cantidad de aceite de coco puede contener hasta 13g de grasa saturadas (las perjudiciales).

Hay que tener en cuenta que las grasas saturadas procedentes de productos de origen vegetal no son tan perjudiciales como las grasas saturadas de productos animales. Por ello, el aceite de coco, puede ser mejor opción que otras grasas animales. Sin embargo, aunque incrementa el colesterol bueno también lo hace del malo. Ante este matiz, debemos recordar que aunque el aceite de coco pueda ser mejor que otro tipo de grasas de origen animal, está muy lejos de tener los beneficios del aceite de oliva.

El aceite de oliva virgen extra es una gran fuente de grasas buenas, tiene propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y cardio protectoras. 

Compartir en:
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.