Entrevista Directora Gerente en Organización Interprofesional del Aceite de Oliva Español

“El Aceite de Oliva Virgen Extra es un viaje de no retorno”

La Interprofesional del Aceite de Oliva Español es una organización sin ánimo de lucro, la cual une todas las partes del proceso de producción y comercialización de los aceites de oliva de España, con el objetivo de promocionar el consumo del AOVE Español alrededor del mundo. En Verde Esmeralda hemos querido compartir un ratito con Teresa Pérez Millán, Directora gerente en la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva Español. Nos ha contado muchas curiosidades del Aceite en España, su papel y su evolución.

¿Qué papel tiene España en la producción del Aceite?

España es líder mundial en producción de aceite de oliva. De media, 1 de cada 3 botellas que se consumen en el mundo, es de origen español.

¿Se valora a nivel nacional el producto que tenemos?

Se valora pero tenemos mucho trabajo por hacer. Parte de los consumidores desconocen todo el valor real que se esconde detrás de cada botella de aceite de oliva. Un valor que no solo es para la salud del consumidor, si no para la salud del planeta. Porque tiene una componente de sostenibilidad medioambiental, económica y social importantísimo para España.

Por lo tanto, cada vez se valora y aprecia más ya que es un producto que se concibe como natural y saludable, pero todavía el consumidor le cuesta estar dispuesto a pagar un poquito más por ese valor añadido que le aporta el producto, porque no conoce todos los matices que hay detrás de una botella.

¿Es a nivel internacional mucho más valorado que aquí?

La diferencia a nivel internacional, es que sobre todo en países que son nuevos consumidores, el nuevo consumidor entra ya conociendo toda esta información. Cambia de otra materia grasa u otro aceite vegetal a un aceite de oliva, sabiendo no solo que es un producto saludable, sino que es 100% un zumo de aceituna. Le aporta esos beneficios de sabor, de matices… El nuevo cliente conoce ese componente sostenible, y son conscientes de que es una materia grasa cara, pero para el consumidor que apuesta cambiar en su alimentación a un aceite de oliva, lo hace siendo consciente de todo lo que le aporta.

Aquí, en los países productores, que lo obtenemos por parte por tradición, esa reflexión no lo hemos hecho de forma consciente. Todavía deberíamos hacer ese ejercicio para que las generaciones actuales y las que vengan, lo tengan claro.

¿Conocen los consumidores españoles las diferencias entre el aceite y el AOVE?

Hay gente que sabe mucho y hay mucha gente que piensa que todo el aceite de oliva es igual. Cada vez hay más consumidores que saben que el virgen extra es como una aceituna, pero cuando tienen que definir que es un aceite de oliva no saben definirlo.  Por lo tanto, conceptualmente es más sencillo explicarle al consumidor lo que son los aceites vírgenes, porque provienen directamente de la aceituna, no tienen más que procesos físicos y es ese zumo de aceituna. Pero para el aceite de oliva, entra la dificultad de entenderlo por una parte, y por otra parte,  porque durante muchos años ha habido escasa diferencia de precios en lo que eran las categorías comerciales, y eso no ayudaba al consumidor a saber si había una diferencia de calidad entre unos y otros.

¿Son los consumidores conscientes de la existencia de diferentes variedades de aceituna?

Cada vez más. Desde la Interprofesional lanzamos una campaña “Toda una experiencia” para poner en valor las variedades dentro del mundo del AOVE. Sin duda, vimos que era una oportunidad de diferenciación y de aportar valor al producto. Gracias a aquel esfuerzo, ya se conoce Picual, Arbequina… son variedades que les suenan, le ayudan a saber cual les gusta más y también han ido aprendiendo que les pueden dar diferentes usos. Sin duda, ha ampliado el nivel de riqueza de los AOVES dentro de los viñales de distribución.

¿Qué variedades son las mayormente elegidas por los consumidores?

Las mayormente elegidas son las mayormente disponibles, normalmente las que más hay en los lineales. Principalmente serían hojiblanca, picual y arbequina. Cornicabra es una variedad muy estable, pero se visualiza menos frecuentemente. Picual es la variedad que más se produce en el mundo, el volumen de producción ayuda mucho a la oferta en los lineales.

Se ha enriquecido el panorama de variedades, y ahora el consumidor puede encontrar variedades como la Royal. Sin duda, cada vez hay más variedades conocidas por los clientes.

¿Qué deberíamos cambiar para ser más conscientes del valor del AOVE?

Lo primero es conocer todo lo que hay detrás. Ahora mismo, estamos trabajando en la campaña “Oleícola”, para que el consumidor sea consciente y ponga en valor todo lo que hay detrás de un Aceite de Oliva, todo ese esfuerzo y todo lo que repercute de forma directa e indirecta a nuestra sociedad, a nuestro planeta, a nuestro bienestar en conjunto y sin perder de vista esas propiedades nutricionales y saludables, que hoy en día están en boca de todos, ya que el consumidor tiene claro que los aceites de oliva son un producto saludable. Pero, hay que hacer esfuerzos para explicarle cuales son esas propiedades concretamente, y que los hacen diferentes absolutamente y muy particulares. No hay ninguna materia grasa que vaya a poder aportarle tanto a la alimentación, como los aceites de oliva.

¿Ha evolucionado el consumo del AOVE en España?

Ha evolucionado muchísimo. De hecho, es la categoría que más está creciendo. En  España, se han dado pasos de gigante en los últimos 30 años, en la mejora de la calidad que se oferta en los mercados, hasta llegar a las posiciones TOP, siendo los aceites de mayor calidad del mundo.

El consumidor sigue aprendiendo y desde ese aprendizaje, el Virgen Extra es un viaje de no retorno. Cuando un consumidor conoce y aprecia un Virgen Extra, difícilmente va a apostar por otros aceites. También hay que aprender a valorar cada categoría comercial y a otorgarle un uso, ya que todos tienen su espacio en la cocina. Sin duda, nuestra gastronomía, la dieta mediterránea es rica en técnicas culinarias, por lo que el Aceite de Oliva es un pilar fundamental de nuestra dieta.

¿Los clientes dan importancia a que los AOVES tengan premios?

Depende del cliente. Hay clientes que solo se fijan en el precio, por lo que no buscan un premio. Pero hay una serie de consumidores que para ellos un premio es un reconocimiento adicional del valor y calidad que tiene un aceite. Detrás de un premio hay una serie de expertos que han valorado el producto, y que le han otorgado ese reconocimiento. Por lo tanto, aquel consumidor que quiere probar aquellos que están catalogados por distintos concursos como “Los mejores aceites de una campaña agrícola” sin duda es un reclamo adicional para quien apuesta por la calidad y quiere dejarse sorprender por el Virgen Extra.

¿Cuáles son los 2 factores que más se valoran de los AOVES en las competiciones?

Yo creo que lo que más se valora es la intensidad del frutado y que sea una equilibrado frutado y fresco. Ahora lo que más se lleva es ese frutado verde y potente, que está muy de moda. Personalmente, las claves son la intensidad y sobre todo el equilibrio. Ese equilibrio entre el frutado, picante y amargo que tienen que tener para que sea un aceite redondo.

¿Cómo han ayudado los eventos que organizáis en la visibilidad del aceite?

Hemos hecho gran cantidad de eventos durante estos más de 12años que llevamos trabajando. La visibilidad la podemos medir en diferentes maneras. En gran formato los hemos llamado hasta NY en EEUU, Shanghai en China, Japón… núcleos con una gran concentración de consumidores y  población.

Sin duda, le hemos dado visibilidad a través de las campañas y de la comunicación. Antes comentábamos la campaña “Toda una experiencia”, poniendo en valor las variedades, o la que trabajó el hecho del envase rellenable en la restauración, con ese claim “Perdona”, el cual fue muy Tuvo una notoriedad increíble. Otras campañas como la de “Ninguna cocina sin aceites de oliva” que es la que tenemos ahora mismo en marcha. Sin duda, está intentando abrir los ojos,  y de seguir adundando en el mensaje de la campaña anterior de “¿Y tú te imaginas tu mundo sin el aceite de oliva?”. Nosotros evidentemente no nos lo imaginábamos, y lo que queremos es que el consumidor tampoco lo imagine. Por tanto, la idea es que ninguna cocina ya sea en hogares o en la restauración, pueda prescindir del aceite de oliva.

La visibilidad es a todos los niveles, sin duda, es indiscutible la presencia, el valor y el poder de prescripción de un producto que ya está reconocido por su valor saludable. Ahora mismo, la actualidad habla del “Nutriscore” y toda la polémica del etiquetado frontal de los envases, y creo que el sector ha alzado la voz y la sociedad en su conjunto se ha hecho eco de ese reconcomiendo a un producto que no tiene sustituto.

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Carrito

No hay productos en el carrito.